Entrevista. ¿Quién es Ethan Egiguren?

Coincidiendo con el estreno del corto “Deep Bright” del realizador Guillem Cruells sobre nuestro rider Ethan Egiguren, desvelamos las piezas fundamentales de la trayectoria de este joven promesa del surf mundial.

Además el propio Guillem nos desvela algunos secretos sobre su película, en exclusiva para Styling surfboards.

Ethan podría pasar por un surfista australiano o californiano.
Por su nombre, sus camisas de cuadros atadas hasta el cuello, sus gafas retro Oakley, y su cabello rubio tostado al sol.

Pero nada más lejos de la realidad.

Ethan es un chaval euskaldun de la localidad guipuzcoana de Oiartzun y debe su nombre al protagonista de una serie de televisión ochentera de la que su amá Nuria no se perdía un capítulo. Simplemente le gustaba el nombre y se lo puso a su primogénito.

Ethan no es surfista por casualidad. Pertenece a una familia con larga tradición en el surf local concretamente de la playa de Zumaia.
Su aitá, Agustín Egiguren, surfeaba en los setenta (está tratando de recuperar su viejo single Barland, pero no acaba de encontrar el rastro..), y sus tíos Ramón Egiguren y Unax Aizpurua son conocidos habituales en la escena surfer de Gipuzkoa. De hecho Unax regentó la surf shop Imux de Zumaia hasta que cerró hace unos años.

Así que cuando Ethan no estaba construyendo chabolas por los montes o preparando alguna trastada con la cuadrilla como tirar troncos por las ventanas de las casas, pasaba las horas a remojo en la playa de Zumaia, donde sus tíos le metían con sus tablas, y donde comenzó como un juego lo que se convertiría en una pasión y forma de vida.

De Zumaia pasó a surfear Hendaya, otro spot de la zona bueno para aprender. Siempre iba acompañado de su aitá que se metía con aletas y le ayudaba a remontar al pico y coger las olas.
Muy pronto empezó a despuntar y con doce años ya estaba corriendo los Ikastxikis, que son las pruebas del circuito escolar vasco de surf organizados por las federaciones y las diputaciones forales de Bizkaia y Gipuzkoa, ganando la prueba de Zarautz en el 2007.

Por esa época se empezaba a meter bastante en Gros junto a su hermano Julen, dos años menor, y juntos cogían a menudo el autobús hasta Donosti o les llevaba algún familiar.
En uno de esos baños Ethan reconoció a la salida del agua a Haritz Mendiluze, el surfista ganador del Circuito Vasco 2002, al que conocía y admiraba de verle en las revistas, y se acercó a pedirle si podía hacerse una foto con el.

Por aquel entonces Haritz trataba de superar una grave lesión consecuencia de un accidente de tráfico, y se arrastraba con las muletas hasta la orilla con la ayuda de su novia, buscando apoyo psicológico en meterse al agua de nuevo aunque fuera solo a remar sobre la tabla.
La aparición de Ethan pidiéndole una foto fue para él una subida de moral tan necesaria en aquellos duros momentos que marcaría la futura relación como su entrenador personal, convirtiéndola en algo profundo y duradero.

Haritz se ha convertido con el tiempo en el entrenador de la cantera Donostiarra de la manera más natural. Se jacta de no haber pedido jamás a un padre ni a chaval alguno para entrenar.
Y Ethan es su diamante en bruto. Como Haritz comenta “Ethan tiene una estrella, es especial, posee una madurez y unos valores que le hacen permanecer bien centrado, y esto para un chaval de su edad, con su nivel y su éxito, esponsors y demás, es extraordinario, y le augura la posibilidad de un futuro brillante.”
Haritz es para los chavales cercano y natural, familiar. “Lo que consiga solo depende de el. Yo no soy más que un guía, el que tiene que superar los nervios en competición, los miedos y la soledad de los viajes es él mismo.”

Y esa es la parte más importante que han trabajado desde que comenzaron a entrenar, la sicológica. Recuerda Haritz “cuando le conocí de crío veía que se bloqueaba y cometía errores en los campeonatos debido a su carácter introvertido, y hemos trabajado mucho la parte de concentración aplicada a la fluidez de su surfing.”

También han contado con la ayuda de un sicólogo deportivo que la Diputación Foral les facilitaba en un programa para deportistas promesas. Dicho sicólogo es quien les presentó al famoso entrenador de la Real Sociedad “Tximist” que por aquel entonces estaba interesado en aplicar sus conocimientos al mundo del surf, y que junto a la experiencia de Haritz, desarrollaron un vanguardista programa de entrenamiento físico basado en la rotación, específico para el surf aéreo de Ethan, trabajando el equilibrio, psicomotrizidad, compensaciones, etc…

Porque volar es lo que más le gusta a Ethan. Ahora se está dedicando a pulir los aéreos reverse, a que sean más altos y que la rotación sea completa. También está practicando los aéreos a contramano o “slob grab airs”. Para ello cuenta con el apoyo de Kike Panera en el desarrollo personalizado de sus tablas. Tras trabajar con el modelo Electrolyte en tablas anteriores, un modelo “Specialty” bastante versátil para todo tipo de condiciones, esta temporada van apostar por el modelo Seven, una tabla más agresiva con un cóncavo y rocker pronunciados, a las que Kike va a añadir un proceso de construcción especial para potenciar el surfing de Ethan. Se trata de hacer las tablas con un poco más de volumen y aplicar un proceso de laminado más liviano para conseguir tablas muy rápidas, ligeras y de gran respuesta a maniobras radicales.

Actualmente su quiver se compone de cinco Seven. Tres son 5’10 que utiliza para todo tipo de condiciones. Desde pequeño hasta metro y medio. “Me gustan mucho, son muy rápidas y fáciles de maniobrar” comenta Ethan. Las otras dos son un 6’0 y un 6’1 que utiliza para olas con fuerza y tubos como un Mundaka pequeño o francia en condiciones normales.

Para tamaño Ethan utiliza el modelo Icon Step Up, con un 6,6 para días buenos en Mundaka o Meñakoz pequeño, y un 7’2 para días potentes. Y para días grandes de verdad tiene un Gun Styling 8’3.

Porque Ethan no solo es un surfer de aéreos, también coge olas grandes y completa así los requisitos de un surfista completo, un surfer pro. “Me gusta entrar con tamaño para sentir esa adrenalina. Lo más grande que habré estado en el agua es como cuatro metros o cuatro y medio en Meñakoz. Pues me siento bien, es un subidón.” comenta tranquilamente como si hablara de cualquier cosa trivial. “No tengo miedo a las olas grandes, pero si respeto. Se donde está mi límite y quiero ir subiendo de tamaño pero poco a poco, sin prisa.” Aquí Ethan vuelve  a dar una lección de madurez y humildad difícil de encontrar en la generación actual  de surfers de menos de veinte años.

Ethan es un surfer atípico. Callado e introvertido, pero auténtico y natural. Desprende nobleza y coraje, y todos estos elementos se reflejan en su forma de surfear. El suyo es un surf fluido y con estilo, sabe adivinar la linea buena de la ola y abstraerse para cabalgarla como si en ese momento no existiera nada más en el mundo, como debe de ser. Un surf puro que él sabe reconocer y admira. “Me encanta como surfea Julian Wilson o Jordi Smith más que nada por el estilo que tienen, me fijo mucho en ellos a la hora de surfear..” Escuchar a un chaval de 19 años, surfista moderno y radical, hablar de Estilo con mayúsculas no deja de ser increíble y poco común, y le hace aun más grande como surfer. Pero además nombrar a su hermano como su tercer surfer de referencia, le hace grande también como persona. “También admiro a mi hermano Julen, surfea increíble y me encanta su estilo sobre todo de backside”.

Otra cosa que completa a Ethan es su pasión por los viajes. A su corta edad ha estado ya en numerosos destinos como Canarias, Marruecos, Maldivas, Australia varias veces, Isla reunión, China, Argentina, Puerto Rico, México, California, …
Especial buen recuerdo tiene de los baños en Puerto Escondido, México donde había competi y llegó a cuartos de final en condiciones de tres metros con los enormes huecos típicos del spot.
También recuerda especialmente las izquierdas perfectas  en St. Leu, Isla Reunión, uno de esos baños épicos en los que te pones morado, o el viaje con tan solo catorce años a Maldivas, primer viaje lejos de casa, organizado por Haritz, donde pillaron olas increíbles también.

En una de esas idas y venidas, un día que había ido a por unas tablas al taller de Styling surfboards y se quedó a dormir en el surf camp de Barrika, conoció a Guillem Cruells, realizador y estudiante de diseño gráfico, que trabajaba de monitor en el surf camp por aquel entonces, y que poco después le propondría llevar acabo el rodaje de un cortometraje “especial” sobre el. Conectaron muy bien desde el principio y se embarcaron en un año de filmaciones que darían al cabo el espectacular e inusual corto “Deep Bright”, con la ayuda de su “main sponsor” O’Neill, y que ha sido estrenado recientemente.

Para Ethan ha sido una experiencia muy enriquecedora y ha quedado encantado con el trabajo final y la banda sonora. Está claro que esta película, de proyección internacional, va a ser un punto de inflexión en la carrera de Ethan, poniéndole en el punto de mira del mundo entero, y hace presagiar un futuro prometedor para el.

De momento sus planes no son sencillos. “Me gustaría vivir del surf, me encantaría vivir de esto”. Esto significaría llegar algún día a estar como mínimo entre top 100 y top 40 del mundo, cosa muy complicada, pero la vida da muchas vueltas y Ethan es joven, nunca se sabe lo que depara el futuro.

Más a corto plazo sus planes son más realistas, mejorar los aéreos, aprender nuevas maniobras, Supermans, Kerr-ups, … todas las maniobras aéreas de hoy en día. Viajar a Indonesia, Sumbawa, … Hacer los WQS que pueda de fuera, el circuito europeo y las pruebas de casa. El año pasado quedó 21 en el europeo junior, este es su último año en junior, y le gustaría quedar entre top 10 y top 5 europeo. “Estoy al nivel”, dice.

A la pregunta de cómo se ha sentido estos últimos años con nuestras tablas y su relación con el taller, Ethan se muestra inusualmente comunicador y expresivo.  “Me  siento muy querido en Styling. Estoy súper a gusto con las tablas desde el principio” y remarca su percepción de ese cómplice tan importante en su surfing, su shaper, Kike Panera, “profesionalidad y pasión por su trabajo,.. se vé que es un enamorado del shaping, es muy perfeccionista, le encanta lo que hace,…”

Con estos cumplidos nos vamos contentos y dejamos a Ethan comprando el billete para el próximo QS 3 estrellas de Mar de Plata, Argentina y preparando la maleta para el QS Europeo de Galicia, el Rías Baixas Pro 2014 de esta misma semana. Si es que este chaval no para. Le deseamos toda la suerte del mundo y que cumpla todos sus sueños,.

Desde Styling surfboards, todo nuestro apoyo, Ethan.

 

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

 

Y como extra Guillem nos desvela algunos secretos de su increíble y atípico corto “Deep Bright”.

– De donde surgió la idea del corto y porqué elegiste a Ethan.
La idea surgió hace ya casi un año, cuando Ethan y yo decidimos aventurarnos en algo totalmente diferente, pero a la vez contando una historia que reflejase a Ethan como surfista y persona.
Desde que empecé a hacer proyectos audiovisuales he buscado un tipo de persona que tuviera una filosofía de vida diferente a los demás y desprendiera confianza.
No se cómo decirlo muy bien, pero Ethan es de ese tipo de personas que desde un principio conectas bien y te sientes cómodo. Esto es muy importante si tienes que trabajar en equipo durante un largo periodo de tiempo.

– Como has desarrollado el proyecto, había guión, trabajaste con el material y la música, .. como trabajas.
El Proyecto ha evolucionado con el tiempo (como todo) pero siempre he seguido un guión y estilo. Al principio creía que lo que teníamos en mente sería imposible, era algo que se me quedaba grande.. el hecho de viajar, filmar, diseñar, organizar… y combinarlo con mis estudios.. pero finalmente lo conseguimos!
Deep Bright, es un corto de 16 minutos rodado con diferentes tipos de cine (super 8, 16mm…) y esto conlleva un trabajo extra, entre laboratorio y telecinado..
Si durante el rodaje, laboratorio o telecine algo sale mal.. eso se va a la basura.. y vuelta a empezar. Por suerte todo salió bien desde un principio!
Todo este trabajo audiovisual a la vez que se trataba y seleccionaba, también se mandaba a Londres donde viven J Batalla y Nathan Ridley “Nerobambola”. Ahí es desde donde salía la B.S.O. Inspirándose a partir de los “framegrabs” e imágenes del corto para hacer una B.S.O que se adaptase a cada segundo del corto. Nerobambola a hecho un trabajo tan épico e indescriptible que no tengo palabras para agradecer, solo puedo decir que si veis el corto, subir al máximo el volumen!

– Cuáles han sido tus influencias, el concepto, las texturas, la estética,..
En todo lo que es audiovisual, no sigo a mucha gente, solo algunos filmmakers/fotógrafos yankees y Australianos. Todo el concepto y estética del proyecto estaba pensado y estructurado desde un principio.  Las texturas han salido por si solas al trabajar con estos formatos de cine y buscando localizaciones con diferentes colores y climas. Me encanta trabajar con estas herramientas, ya que nunca sabes al 100% como será el resultado final.

– Qué cámaras y formatos has utilizado en los rodajes.
He utilizado muchas cámaras y formatos diferentes, pero destacaré las más especiales para la gente que tiene curiosidad. Para el super 8 he utilizado una Minolta Autopak 8 y el 16mm una Krasnogorsk-3.

– Qué opinión tienes de Ethan después de la experiencia.
Ethan es una gran persona y amigo. Es la primera y única persona que conozco que esta tan “focus” con algo (surf), eso me ha hecho reflexionar en algunas cosas personales. Este proyecto me ha servido mucho, ya sea aprendizaje o crecer como persona.
Espero que todo este esfuerzo que está haciendo Ethan, le sirva de algo y pueda llegar donde el desee. Le deseo lo mejor.

styling-entrevista-Ethan-Egiguren-05 styling-entrevista-Ethan-Egiguren-02